Escuchar y tocar música

Escuchar y tocar música

En tu academia de música de Pipo López aprenderás a escuchar y tocar música con tu instrumento favorito.

Aprender a escuchar música es muy importante

Escuchar música tiene un efecto agradable para los oídos, también resulta una experiencia intensa y placentera para todo el cuerpo.

Además en este proceso intervienen otras partes del organismo, ya que incrementa la producción de dopamina en el cerebro.

Una sustancia química, un neurotransmisor que las células cerebrales liberan para comunicarse entre ellas, enviando señales de placer a otras partes del cuerpo.

Existen estudios donde han encontrado en la música la relación en la mejora en el tratamiento de pacientes con párkinson y el Autismo.

La música regula el nivel de hormonas relacionadas con el estrés.

Fortalece la memoria y el aprendizaje, afecta la velocidad de las ondas cerebrales.

Así como recrea recuerdos, beneficia la actividad motora, el sueño, el humor, la atención.

En la academia de Música Pipo López, en todas nuestras clases musicales, nuestros profesores aconsejan a sus alumnos escuchar mucha música y cuanto más variada mejor.

Ésta es más que un conjunto de sonidos, es un arte que logra provocar en el ser humano un sin fin de reacciones, tiene la capacidad de cambiar nuestro estado de ánimo.

Los estados de emociones, escuchar y disfrutar cada uno de sus sonidos estimula la concentración y es un estímulo para la inteligencia.

Son varios los beneficios de la música: reduce el estrés, el dolor, refuerza la salud, estimula el cerebro, aumenta el rendimiento, facilita el sueño.

Así como aumenta el optimismo, invita a socializar, es buena como medicina, emociona, es buena para meditar.

Hay un montón de estudios que hablan y desarrollan cada una de estas cualidades al utilizar la música como terapia.

Si escuchar música es beneficiosa para la mente y la salud, tocar un instrumento aumenta más todas las sensaciones de las que hemos hablado.

Aprender a escuchar y tocar música en nuestra escuela de Madrid

En el centro de estudios musicales de Música Pipo López nos esmeramos para que los estudiantes se sientan cobijados por nuestros profesores.

De ésta manera puedan verse capaces de llegar a tocar el instrumento que deseen.

Por la experiencia que tenemos, casi la totalidad de nuestros pupilos llegan a controlar y en consecuencia a disfrutar del instrumento que previamente eligieron.

Aprender a tocar no es algo tan difícil, de hecho, empezamos la formación ya desde niños, en el colegio tocando la flauta dulce que es un instrumento muy divertido.

Ese es nuestro primer contacto con la música, de ahí la importancia del profesor a la hora de enseñar música.

Que sea capaz de contagiar ese entusiasmo, independientemente de que se nos dé mejor o peor el instrumento.

Lo importante es perseverar, si se despierta la inquietud, se puede plantear la posibilidad de pasarse a otro instrumento.

Tal como el piano, la guitarra, el violín e incluso hacer canto o cualquier mecanismo sonoro que le apetezca, todo ésto acompañado siempre de lenguaje musical.

La música es para todo el mundo, los niños, los adultos, no importa la edad que tengas, lo importante es tener ganas de tocar un instrumento.

Desde luego que, si lo inicias cuando eres un niño es perfecto, pero eso no quiere decir que no se pueda en cualquier época de tu vida.