Clases de canto

Clases de canto

Clases de canto en la escuela de música de Pipo López

Las clases de canto en la escuela de Pipo López son particulares, lo cual permite trabajar al ritmo que necesite cada persona.

Y adaptar los contenidos a las necesidades específicas y exigencias de cada alumno.

La enseñanza abarcan todos los estilos de música moderna, desde el pop/rock hasta el jazz y el soul.

El trabajo comienza por el entrenamiento corporal (trabajo de cuello, de mandíbula y boca).

Con los ritmos de respiración y os educaremos para adoptar la postura correcta para que todo el aire fluya adecuadamente.

Se continúa con el entrenamiento vocal, en el que se busca que cada cantante encuentre su esencia sonora.

Y desarrolle el máximo potencial de su instrumento a través de ejercicios técnicos.

Junto a su aplicación inmediata a temas que a cada alumno le interese trabajar por sus proyectos o inquietudes musicales.

No es necesario ser profesional para querer encontrar nuestra voz y aprender a disfrutarla a tope.

Es un trabajo muy gratificante que puede hacer cualquier persona.

 Todos tenemos derecho a expresarnos de la manera más libre posible y, si es cantando mejor que mejor.

Los cuidados de la voz para aprender a cantar y practicar

Es muy importante para el profesional de la voz mantener una buena salud vocal (una serie de pautas, reposo vocal, hidratación ,aprender a no forzar,..).

La mayoría de personas que viene a mis clases son cantantes que quieren mejorar su técnica así como adaptarse a la rutina del experto de la voz.

Con prácticas saludables para poder afrontar su trabajo con la mayor prericia y confianza posibles.

A diferencia de otros músicos, el cantante lleva consigo su propio “instrumento” el cual debe cuidar y educar para aspirar a más y profundizar sobre su capacidad innata.

Es importante saber que cada cuerpo es diferente y entender la individualidad y necesidades de cada persona, pero siempre hay puntos comunes que podemos tener en cuenta para conocer y mejorar nuestra voz.

Caben destacar los siguientes:

Alimentación: Debe intentar comer de la manera más saludable posible ya que esto afecta directamente a su instrumento.

Se recomienda huir de los fritos, del alcohol (que reseca las cuerdas) y comer al menos una hora antes de su actuación.

Hay bebidas que son muy beneficiosas para el cantante como es el tomillo, con propiedades antibióticas, expectorantes (por ello se recomienda para problemas del aparato respiratorio) y balsámicas.

Tabaco: A pesar de que hay muchas voces a las que parece no afectarles demasiado fumar, a largo plazo el tabaco siempre es prejudicial para tu instrumento bucal.

El humo y todos los componentes químicos del tabaco, ejercen una acción irritante en las cuerdas vocales que hacen que entre otras cosas, la voz pierda armónicos.

Descanso: Es importante dormir las horas que cada persona necesite.

Para ello es vital conocerse a uno mismo y nuestros ciclos de sueño y descansar bien para que toda la musculatura que interviene en el canto esté relajada.
Para que la voz tenga todos los atributos necesarios para funcionar óptimamente.

Calentamiento vocal: Es importante realizar un calentamiento vocal de manera diaria.

El cantaor concretamente, antes de una actuación deberá realizar sus ejercicios de preparación, para que la voz esté preparada desde el principio para afrontar el concierto, sea cual sea su duración.

Evitar carraspear: Muchas veces el carraspeo no es sino un “tic”.

Debemos tener cuidado con este mal hábito, ya que al carraspear las cuerdas se juntan de una manera más brusca que en la fonación y podemos ocasionar daños a largo plazo.

En lugar de hacerlo, podemos sustituír este estímulo por beber agua hasta eliminar este hábito.

Plano emocional: Ésta es una expresión de nuestro ser.

Ha de ser libre, placentero y sin esfuerzo.

Para ello es importante que el cantante cuide, así como lo hará con su plano físico, su plano mental, espiritual y emocional.

Sentirse con derecho a expresarse por su voz melodiosa, sea cual sea su experiencia o momento vital, ya que todos tenemos derecho a expresarnos emitiendo melodías.

Un punto muy importante siempre es disfrutar mucho del proceso de hacerlo y escuchar a nuestro cuerpo, que siempre es más sabio de lo que creemos.