Aprender a tocar guitarra

Aprender a tocar guitarra

Te enseñamos a tocar cualquier modalidad de guitarra que quieras aprender de forma amena y accesible para cualquier alumno, independientemente de su nivel inicial

En la Escuela de Música Pipo López, podrás estudiar guitarra española, pero también más instrumentos musicales. Éste es uno con una dilatada historia y ha estado con nosotros a lo largo de todos los tiempos.

Si lo que quieres es escoger tocar la guitarra eléctrica, éste es tu lugar. Los profesores son profesionales y sabrán transmitirte todos sus conocimientos y buenas artes para que disfrutes desde el primer día

Un instrumento especial y único con unas características que conocerás en profundidad, lograrás sacarle todo el jugo y fundirte con él. Que lo disfrutes como debes.

Si buscas estudiar e instruirte a tocar un clásico, pero actual, como la guitarra flamenca, tenemos el placer de disfrutar de unos profesores sobresalientes que lo viven de una forma muy especial y te lo contagiarán.

Es fácil y divertido aprender a tocar la guitarra en la escuela con nuestros profesores

Y para que veas que es tremendamente fácil, divertido y ameno aprender a tocar la guitarra en nuestra escuela, te regalamos la primer clase particular completamente gratis.

Independientemente del tipo que prefieras y, si no sabes por cuál decidirte, podrás probar y practicar con todas ellas antes de escoger una de ellas en concreto.

Los pasos para comenzar esta estupenda y entretenida andadura (si empiezas desde un nivel 0) son:

Aprender a afinar el instrumento de cuerda: numerosos elementos hacen que no suene como debería: influyen la humedad ambiental a la que haya sido sometida, el calor o las diferencias de temperatura bruscas.

Así como simples golpecitos de cogerla y dejarla pueden malograr esa melodía perfecta que has conseguido y deseas que tu novia escuche pacientemente.

Tan fácil como bajarte una de las cientos de apps para afinarla y tendrás  tu máquina de producir música en perfecto estado.

Recuerda empezar por la cuerda más gruesa: la sexta, hasta la primera, la más fina y delicada.

La segunda debería ser revisar las cuerdas, y máxime, si llevas un porrón de tiempo sin usarla y sigue en su funda esperando le “hagas casito”.

Entre los años que llevan sin revisión y por las últimas manos que pasó en aquella aguerrida y alocada fiesta rock…. uff.. mejor cambiarlas porque tendrán de todo menos polvo adherido.

Cuestan muy poco dinero y, como ya sabes, el tiempo y uso hacen que la flexibilidad y sonoridad pierda, y mucho.

Te tocará volver a afinarlas una vez repuestas todas ellas… pero ya sabes.. con ese pedazo de afinador automático que te has bajado de internet, ninguna se te resistirá!.