La guitarra flamenca

La guitarra flamenca

La guitarra nos llega por medio de un laúd de mástil largo.

La guitarra española es una mezcla de varios instrumentos

La guitarra flamenca es una guitarra española, así que lo primero que tenemos que hacer es hablar de los orígenes de la guitarra española.

La guitarra española en su origen es una mezcla de cítara griega, una crotta romana y una vihuela medieval.

La guitarra nos llega por medio de un laúd de mástil largo, introducido en España en el periodo de dominación árabe y fusionándose con la vihuela, éste último junto con el laúd eran instrumentos utilizados por los maestros juglares.

Historia de la guitarra flamenca

La guitarra flamenca en los siglos XVI

A finales del siglos XVI, éste instrumento que sólo tenía cuatro cuerdas, adopta el nombre de guitarra española, siendo Vicente Espinel (amigo de Cervantes) el responsable de incorporar una quinta cuerda que recibe el nombre de prima.

La guitarra flamenca en el siglo XVII

En el siglo XVII el maestro Gaspar Sanz es el autor del primer tratado de guitarra española sobre técnica instrumental, que será por todos los guitarristas venideros.

La guitarra flamenca en el siglo XVIII

En el siglo XVIII Jacob Otto agrega la sexta cuerda a la guitarra y se estandariza la afinación moderna.

La guitarra flamenca en los siglos XVIII- XIX

A finales del siglo XVIII, principios del XIX algunas guitarras españolas utilizaban seis cuerdas simples que empleaban unas barras de refuerzo debajo de la tapa armónica, estas barras fueron añadidas para reforzar la estructura, permitiendo adelgazar la tapa para obtener una mayor resonancia y una mejor distribución del sonido.

En el siglo XIX aparecen grandes figuras como Dionisio Aguado, compositor y concertista, gran difusor por Europa de obras llavadas a la guitarra de compositores como Beethove, Haydn, Mozart y otros muchos.

También Dionisio Aguado fue autor de un método de guitarra y un tratado de armonía que aún se sigue utilizando.

Otro maestro de la guitarra fue Francisco Tárrega que siguió los pasos de su antecesor Fernando Sort.

El compositor e instrumentista Maestro Tárrega marca toda una época de esplendor, a él se le debe la creación de la moderna escuela de guitarra, habiendo hecho transcripciones de obras clásicas y componiendo obras de la talla Recuerdos de la Alhambra, Danza Mora, Capricho Árabe, y muchas más, obras que nunca faltaron en los concierto de guitarristas de la talla de Andres Segovia, Narciso Yepes, Francisco Garrido entre otros.

Estas piezas adaptadas a la guitarra flamenca, figuran también en el repertorio de grandes guitarristas flamencos.

La guitarra flamenca florece a mediados del siglo XIX tocada por instrumentistas sin conocimientos musicales pero con una envidiable intuición musical.

El arte de la guitarra flamenca

Este arte se hermana con el cante y con el baile, produciéndose una fascinante seducción y creando una configuración perfecta del flamenco.

El maestro Ramón Montoya Salazar es uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos.

Logra renovar y dignificar la guitarra flamenca, elevarlo al lugar que se merece, y crear una escuela de la que van a beber los grandes artistas flamencos venideros como el Niño Ricardo, Sabicas y un interminable listado hasta llegar a Paco de Lucía, con el que empieza una nueva historia de la guitarra.